viernes, 4 de diciembre de 2009


San Lorenzo, diciembre del 2009.
Papá Gaspar:
No sé porque esperé tanto, ni mucho menos sé porque no pude muchos años poder valorar justamente lo que hiciste por mí, desde mi nacimiento hasta el presente. Ahora lo comprendo. Y no tengo cómo expresarte mi gratitud. Gratitud para mi es sentir que has recibido algo que sabes no podrás pagar jamás. Eso siento por vos. Me has dado mucho: tu nombre limpio y digno, tu ejemplo recto, tu tiempo, tu amor, tu paciencia, tu visión anticipada de un futuro que exige cada vez mejores hombres... y la preparación amplia en campos cultos a la cual tú nunca tuviste acceso, pero que luchaste por ellos y lograste la sabiduría encarnada en tu ser.
Ser padre no es fácil. Nadie te da un manual de instrucciones, y cada hijo es diferente. En tu caso la tarea es cuatro veces difícil, dada las naturalezas volubles e inquietas de tus hijos; y en mi caso, si yo misma no me entiendo en ocasiones, ser mi padre no ha de ser nada sencillo. Pero vos supiste hacerlo de tal forma que no tengo nada que reprocharte, nada que exigirte, y mucho menos, nada que negarte. Supiste siempre ser el más confiable, constante y presente de todos mis amigos. Preparas constantemente para mí un futuro luminoso, del cual yo estoy ahora tomando las riendas. Y nos has dado todo lo que es tuyo, incluyéndote a ti mismo.
Te pido hoy que tengas confianza en tu obra: supiste hacerme fuerte y hábil, y a distinguir lo bueno de lo malo. Supiste hacerme amar los valores dignos, aunque muchas veces los haya olvidado. Hoy te pido Papá, confía en mí. Me diste la vela y el mar: dejame navegar y vas a ver que no te voy a defraudar.
Ahora quiero que sepas que todo lo que haga, todo lo que logre, hoy o mañana, es gracias a Dios, a vos y a mi mamá. Nunca voy a olvidar cuánto de debo. Siempre vas a ocupar una posición de honor en mi corazón, en mi mente, en mis frutos, en mi alma.
Papá, por vos. Por mi, por Dios. Vas a ver el cambio. No estoy sola, y eso es lo mejor de todo. Te tengo a vos, a mamá, a Dios, les tengo a mis hermanos. Vas a ver los frutos, si es necesario cambiar toda mi vida. Quiero hacerte completamente orgulloso, porque pensar que vos sos mi padre, que Dios te hizo a vos mi padre, me llena de orgullo y pura gratitud hacia nuestras vidas.
Te amo Papá.

4 comentarios:

  1. ES un gusto leer lo que escribis amiga, es simplemente adictivo...me encanto la parte: ser padre no es nada facil, no hay un manual de instrucciones...exacto!!! al terminar de leer, me dio ganas de ir a abrazarle a mis padres( capaz lo haga) te quiero amiga..(ey cuando me hces un escrito! he!!)

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi bebé; mi alma queda en conmoción, un tsunami de sentimientos gratos me dejó exhausto y feliz. Claro que confío en vos, desde siempre. Se que la madera de tu barco esta conglomerada por conocimento, voluntad, amor al estudio y a la familia. Si pudieras saber ya todas las cualidades que tenés mi reina. LO descubrirás en cada caso concreto que te toque vivir, adversidades y parabienes. Te amo hija mía, con ciego amor.

    ResponderEliminar
  3. GASPAR SOY, TU PADRE QUE TE HA PARIDO, NO NATALIA NDEEEE.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja ya se de donde belu sacó el talento de escribir tan bellamenteeeeee!!! que lindos escritos de ambos ( padre e hija) me hizo reir mucho el ultimo comentario de tu papá jajajaja te quiero mi mariposa!!!

    ResponderEliminar