martes, 25 de octubre de 2011

A mi Papá.


Con sus ojitos marrones
y sus cabellos sueltos
se esconde se esconde
se encierra su miedo.
Con las manos arriba
y muchos suspiros
la negrita lo mira
y ve el cielo chiquito.
En las estrellas bonitas
que brillan y brillan
la negrita lo mira
y empieza la risa.
Sus largos bucles
de azules ensueños
hermosos, sublimes,
cubiertos de besos.
Respuestas encontradas
en sus ojos misterio
compiten con ella
con excelsa audacia.
Sus manos cerradas
su voz siempre sabia
la negrita cuestiona
con terqueza y rabia,
las dudas disipan
y ella se entrega
al oír su llamar
de amor y franqueza.
La paz proveída
por su padre querido
incomparable regalo
que Dios le ha traído.
Nacer en la cucha
nacer en el Olimpo,
nada hubiera bastado
sin él y sin su brillo;
que junto a la sirena
la indiecita hermosa
este rey creó
a la negrita loca.

Papi, no es éste el mundo que hubiera querido darte pero intento lo mejor para ser tu orgullo y demostrar cuán agradecida a la vida estoy por haberme traído a vos. Los padres no se eligen, pero yo te hubiera escogido mil veces. Te amo Papá, sos mi rey sabio. Salud! :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario